‘Formas de matar el tiempo’. Vuelve el mejor Lapido

72693_10152667863745010_1400119333_n“Lapido debería estar tocando en el Palacio de Deportes. ¿Cómo puede ser que no tenga sitio en Warner?”, se preguntaba recientemente Quique González en una estupenda entrevista de Arancha Moreno. Esa misma cuestión se la planteamos directamente a José Ignacio Lapido hace unos meses en Esa canción me suena  y el músico granadino respondió así: “Yo me autoedito mis discos por una razón práctica. Hace ya unos años no encontré a nadie que quisiera editarlos y me puse manos a la obra. Si no actúo en grandes recintos es porque mi música no está en consonancia con el gusto mayoritario de la gente. No hay que reprochárselo a nadie, esto es así y lo tomas o lo dejas”. Punto. Asunto zanjado.

Chema Doménech

Por ello es inútil empeñarse en comprender las razones por las cuales uno de los músicos nacionales más respetados, a quien muchos artistas y críticos definen como el mejor escritor de canciones del rock en castellano, no goza del apoyo de una gran compañía ni de la repercusión que la calidad de su trabajo merece. Las cosas están así y las tomas o las dejas.

En vez de ello será más provechoso centrarse en la mejor noticia que puede acompañar el nombre de José Ignacio Lapido, esto es, el lanzamiento de uno de sus discos. Porque este lunes 8 de abril se pone a la venta Formas de matar el tiempo, el álbum que hace el número siete en la discografía en solitario de quien fuera guitarrista y principal compositor de los 091. Un disco de diez canciones que cumple las premisas habituales de los trabajos del granadino: magníficas melodías sólidamente ancladas a los patrones del rock clásico, poderosos arreglos musicales apoyados en el sonido de las guitarras y unas letras perfectas en su intención de llegar hasta los huesos del indefenso oyente, que poco puede hacer para evitar ser arrollado por la fuerza de sus imágenes.

Lapido escribe como si un lobo furioso le estuviera devorando el alma y él no se lo reprochara, asumiendo que el animal lo hace por instinto, que no se trata de nada personal. Nadie como el rockero granadino logra crear tanta belleza partiendo de sentimientos próximos al dolor, a la decepción y al desencanto. Ha hecho bandera de un lúcido fatalismo vital que, sin embargo, no renuncia a conservar un atisbo de esperanza. Sus canciones, emocionalmente, vuelan la cabeza.

lapidAsí vuelve a ser en Formas de matar el tiempo, en el que Lapido se supera como ha venido haciendo sucesivamente con cada uno de sus discos: Ladridos del perro mágico, Luz de ciudades en llamas, Música celestial, En otro tiempo en otro lugar, Cartografía y De sombras y sueños. Porque es realmente difícil alcanzar cotas de la calidad por ejemplo del corte número cinco incluido en el nuevo álbum, 40 días en el desierto, un tema que concentra toda la esencia lapidiana, con una bellísima música y una letra al borde del abismo. “El niño de mirada triste sonríe en la foto / sostiene entre sus manos un kalashnikov / ¿Recuerdas cuando me dijiste que todo iba a ir mejor? / Otro sueño que se ha roto”, dice en mitad de una canción capaz de partir por la mitad.

Una vez más, en este disco prevalecen los medios tiempos -el terreno más abonado para que florezcan esas letras sobrecogedoras y sobre el que Lapido ejerce un dominio absoluto- alternados con descargas eléctricas en las que las guitarras crujen encrespadas. Esto ocurre en temas como Cuando por fin o en La ciudad que nunca existió, quizás el que más recuerda a los grandes himnos que 091 registró entre los años 80 y 90 del pasado siglo XX, (¿qué fue de él?).

lapido en el estudioEs también un álbum en el que destaca la calidad de sus arreglos musicales, que en ningún momento se apartan de los cánones clásicos. Así, las primeras notas de Formas de matar el tiempo las protagoniza un piano en la intro de Un día de perros, magnífico tema que va ganando intensidad rítmica sustentada en el dulce colchón que aportan los teclados. Es la antesala perfecta para que a continuación suene Muy lejos de aquí, una de las mejores canciones del disco, elegida también como primer single. Un medio tiempo de libro iniciado con un precioso arreglo de guitarra acústica, poseedor de un estribillo pegadizo que deja espacio para que el autor exponga sus dudas vitales y la confianza en un futuro mejor: Un viejo tren abandonado en vía muerta nos espera a ti y a mí / Somos sonámbulos en noche de tormenta / Iremos muy lejos de aquí.

El gusto por el tempo pausado y los arreglos de cuerda continúa en temas como No hay vuelta atrás, Cosas por hacer o Desvaríos, otras tres canciones destacadas en las que, a nivel lírico, Lapido culmina de nuevo cumbres prácticamente inaccesibles.

portada singleEl séptimo disco de José Ignacio Lapido vuelve a editarse (en formato CD y vinilo nuevamente con exquisito diseño de Alfonso Perroraro) bajo su sello personal, Pentatonia Records, y en él ha colaborado su banda de músicos habitual: Víctor Sánchez a las guitarras (quien, por cierto, también está de estreno con Yo quemé a Gram Parsons), Raúl Bernal a los teclados, Popi González a la batería y percusión y Paco Solana al bajo. Ha contado también con la contribución de la violonchelista Cecilia de las Heras y la violinista Sara Beyermann.

El disco fue grabado entre finales de 2012 y principios de 2013 en Granada, en los Estudios de Producciones Peligrosas, y masterizado en EEUU por Nathan James. Previamente, toda la banda había pasado un mes aislada en la Alpujarra, grabando las bases y puliendo las diez joyas que Lapido vuelve a poner a disposición del público, mayoritario o no. A estas alturas eso ya es lo de menos, porque el rockero granadino demuestra de nuevo con Formas de matar el tiempo que la calidad musical no tiene por qué ir acompañada de un reconocimiento masivo por parte del público y, como canta en Desvaríos, puede que a veces veamos murallas donde él ve caminos.

El mejor Lapido ha vuelto. Hacía falta.

Si quieres unirte a la página de este blog en Facebook, pincha aquí. Si también lo quieres seguir en Twitter, aquí.

Anuncios

6 pensamientos en “‘Formas de matar el tiempo’. Vuelve el mejor Lapido

  1. Impaciente por escuchar lo ultimo y lo anterior a “De sombras y sueños”, que no me canso de escuchar. ¿como hacerme con la discografia? Agradecido.

  2. respecto a comprar los discos, el anterior “De sombras y sueños” se puede conseguir en fnac. El resto los puedes adquirir en la web de lapido, como bien han comentado. Yo compré dos y el servicio fue excelente. Muy recomendado tener las joyas con que nos deleita el maestro.

  3. Pingback: Lapido: “Lo último que haría un pesimista es escribir canciones” | Esa canción me suena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s