Sudando la tristeza

A veces es suficiente escuchar por primera vez una canción para reconocerse inmediatamente en ella. En esos momentos efímeros y felices, en los que repentinamente los sentimientos emergen a flor de piel, reside la magia de la música para aquellos que la aman y la consideran la manifestación artística que de forma más eficaz pulsa los resortes de la emoción y la imaginación. Hace pocos días me ocurrió de nuevo. Iba distraído en los runrunes cotidianos, conduciendo y escuchando Diciembre, el disco debut de Leiva en solitario, cuando comenzó a sonar el último corte, Sudando la tristeza. Tres minutos después los runrunes ya no estaban y en su lugar quedaban un fugaz brillo en los ojos, una media sonrisa en la cara y un leve estremecimiento en la piel.

Sigue leyendo

Anuncios

El ‘feliz accidente’ The Traveling Wilburys

Dylan, Lynne, Petty, Harrison y Orbison. The Traveling Wildburys.

Dylan, Lynne, Petty, Harrison y Orbison. The Traveling Wilburys.

Hace un par de semanas, el 6 de diciembre, se cumplieron 23 años de la muerte de Roy Orbison. Por ironías del destino, un ataque al corazón acabó con la vida del músico de su generación que mejor supo reconfortar los corazones rotos y solitarios. Pocos días antes, el 29 de noviembre, se había conmemorado el décimo aniversario de la desaparición de George Harrison, el tercer beatle, un músico eclipsado a veces por los astros Lennon-McCartney pero cuyo legado musical durante y después del inmortal grupo de Liverpool tiene un valor incuestionable. Las tristes efemérides trajeron a la memoria de este blog el recuerdo del supergrupo al que ambos pertenecieron y su peculiar historia. Es de suponer que un apasionado del fútbol moriría por ver jugar en el mismo equipo a Maradona, van Basten, Laudrup o Zidane, por ejemplo. Los amantes de la buena música tienen a su alcance escuchar las canciones que los mencionados Orbison y Harrison, acompañados de Bob Dylan, Tom Petty y Jeff Lynne, compusieron, tocaron y cantaron juntos en ese experimento fantástico llamado The Traveling Wilburys.

Sigue leyendo