Hoy la vi (hoy la he vuelto a escuchar de nuevo)

portada

Puede que los versos más lúcidos escritos en la música en castellano en las últimas décadas (con permiso de José Ignacio Lapido) se encuentren en Contigo, una de esas bolas de demolición en que se tornan a veces las canciones de Joaquín Sabina. Es en el estribillo donde el pistolero de Úbeda dispara la bala de la verdad irrefutable: «Porque el amor, cuando no muere mata. Porque amores que matan nunca mueren». Es una afirmación dramáticamente cierta, quien lo probó lo sabe. Pocas cosas hay tan duraderas como un amor imposible, condenado al fracaso de antemano. Es precisamente en su fragilidad donde reside su fuerza, y de esa forma se asemeja al león herido y temible que se rebela contra su destino inexorable. Así es ese amor tóxico, envenenado, aniquilador e indestructible. El que perdura entre los pedazos de los cristales pisoteados por el suelo. El mismo que ha inspirado dolorosas y bellas canciones aun mucho después de haber sido dado por desaparecido.

Sigue leyendo

‘Han llovido 15 años’, pero nadie olvida a Enrique Urquijo

UNA VEINTENA DE ARTISTAS LE RINDE HOMENAJE EN UN CD+DVD Y UN CONCIERTO  BENÉFICOS

Hace 15 años aún era demasiado pronto para que Enrique Urquijo se marchara, pero lo hizo, y de esa forma se quedó para siempre. Hoy se le puede encontrar en sus canciones, y por eso casi una veintena de músicos españoles le han rendido homenaje cantándolas sobre el escenario de la Sala Galileo Galilei de Madrid, al que Enrique se subió tantas noches, transformado para esta ocasión en la Calle del Olvido. El resultado se ha registrado en un emocionante CD+DVD que se presentará en un concierto tributo el 15 de noviembre en ese mismo escenario, en esa misma calle que jamás hizo honor a su nombre porque nunca fue olvidada. Enrique Urquijo vive en su inmenso legado, y la última canción a la que puso voz (Hoy la vi) ha inspirado el título de este sentido homenaje: Han llovido 15 años. Los mismos que llevamos añorando a quien de manera más desgarradora supo extraer de la tristeza hasta su último poso de belleza.

Sigue leyendo

En la grabación del disco de César Pop y la Orquesta Pinha, ‘Noticias del Norte’

César y nando escaladaCuando en la década de los 90 Enrique Urquijo montó Los Problemas, su banda paralela a Los Secretos, cierto periódico acertó de lleno reseñando la noticia con el titular “Para paladares exquisitos”. Lo recordé el otro día al salir del estudio del productor Fernando Polaino, donde César Pop ha comenzado la grabación del que será su segundo disco, Noticias del Norte. Porque todo indica que es exactamente eso lo que está preparando César, un disco para paladares refinados en el que las preciosas canciones que escribe, cercanas al universo musical del añorado compositor madrileño, brillarán más aún envueltas en la cálida atmósfera que aporta la banda de la que se acompaña en este proyecto: la Orquesta Pinha (pronúnciese Piña). Curiosamente, en ella milita la acordeonista Begoña Larrañaga, quien fuera el puntal que sirvió de apoyo a Enrique Urquijo durante aquellos años en los que éste cocinó, a partes iguales, delicatessen musicales y Problemas.

Sigue leyendo

Un asunto ‘Personal’

Una noche fui a una fiesta con la sonrisa en la matrícula y el motor averiado. Así solía salir en aquellos buenos tiempos en los que tanto sufrí, dispuesto a jugar reservando una pena en la manga. Era el cumpleaños de uno de los amigos que más contribuyeron entonces a que tirara por la borda todo lo que me esforzaba en conservar. Aún se lo agradezco. También a la chica que conocí en su casa, la que me habló por primera vez de Personal. No hace mucho volví a verla y por ella no pasan los discos.

Sigue leyendo

Música para un maratón

Reconozco que en mi círculo de amigos más cercanos hay gente variopinta: una ex bailaora de la troupe de Manolo Escobar, un par de asesores personales de presidentes de Gobierno latinoamericanos, un torero, un ejecutivo trotamundos con alma de gourmet, un abogado honrado, un murciano de Aluche… Por no mencionar a cada uno de los del Jujaneo, peña en torno a la cual se han tejido historias extraordinarias que nadie en sus cabales creería. En ese ámbito peculiar y heterogéneo hay incluso un loco que corre por placer, de hecho lleva meses machacándose a diario para preparar el Maratón de Madrid que se celebra este próximo domingo. Mi querido amigo runner me pidió hace días un favor especial: la lista de música que le acompañará en el iPod durante las tres horas y pico que invertirá en recorrer esos 42 jodidos kilómetros por las calles de la capital. Estas son algunas de las canciones que ayudarán -o no- a mover las piernas de Cristóbal dentro de tres días.

Sigue leyendo

Gracias, Enrique

Lluvia de canciones durmiendo a la intemperie, ajenas a la fiebre de la noche del viernes. Nadie las recoge, bajo la tormenta, el último noviembre de los años 90.

Tarde de Perros. Quique González.

Hoy se cumplen 12 años del día en que aprendí que se puede llorar la muerte de alguien con quien sólo has cruzado un par de saludos y sentir esa marcha como la de un ser querido del entorno más íntimo. El 17 de noviembre de 1999, el último noviembre de los años 90, murió en Madrid Enrique Urquijo, el músico español que de forma más certera ha sabido reflejar en sus canciones los sentimientos que afloran de la melancolía y la tristeza. El autor de la banda sonora de varias generaciones de seguidores que, 12 años después de su muerte, siguen deambulando por los mismos paisajes que Enrique transitó corriendo hasta la mañana o persiguiendo sueños hechos pedazos.

Sigue leyendo

Springsteen, Browne o Costello, en la voz de Enrique Urquijo

Hace unos días, viendo el reportaje emitido en La 2 de TVE sobre la movida madrileña, pensaba en la cantidad de grupos que surgieron en aquella época, y no sólo en Madrid. En muchas ciudades de España se vivió una explosión de creatividad en la que cualquiera con un mínimo de inquietud se juntaba con unos amigos y se subía al escenario a expresarse. Eso también motivó que en el mismo saco se colara de todo: grupos y artistas cuya conexión parecería imposible se reunían al calor de ese movimiento arrollador extendido por todo el territorio como la pólvora.

Sigue leyendo