Playing For Change, magia en la calle

Hace más de diez años, caminando por las calles de Nueva York, el músico y productor Mark Johnson tuvo una revelación. Fue al comprobar cómo la voz de un hombre era capaz de hacer que dos centenares de personas olvidaran por unos momentos la prisa,  el frenético ritmo de vida y el ajetreo propio de la Gran Manzana y se pararan a escuchar música. En este caso, la de Roger Ridley, un artista callejero. Johnson pensó entonces que la verdadera música no nacía en los estudios de grabación en los que él estaba acostumbrado a moverse, sino en la calle, donde personas desconocidas, con vidas muy diferentes, coincidían durante unos instantes para sentir idéntica emoción brotando de una voz y una guitarra.

Sigue leyendo

Anuncios

Los Madison. Cuestión de actitud

Hay quien se empeña en parecer lo que no es. En un primer momento puede conseguirlo, pero a la larga siempre acaba por quedar en evidencia su impostura. La historia de la música está lleno de ejemplos y, como ocurre en cualquier otro aspecto de la vida, quienes abusan de esta falsa pose suelen hacerlo en un  intento de enmascarar sus carencias.

Por esa razón me caen tan bien los artistas sin trampa ni cartón, los que exponen al público su verdad, aquellos que no juegan al engaño y se abren camino bajo la bandera de la honestidad, que defienden con talento, naturalidad y humildad como únicas armas. Por eso, entre otras cosas, admiro a Los Madison.

La primera vez que vi sobre un escenario a Txetxu Altube fue hace más de diez años. Era la época en la que Txetxu trabajaba como comercial en una agencia de publicidad en la que también lo hacía un gran amigo mío. Para ser exactos, Pedro, mi amigo, era su jefe.

Sigue leyendo