‘El Twanguero’: siete noches en el Café Central de Madrid

TwangueroTras un mes de gira en  USA y Canadá presentando su cuarto disco, Argentina Songbook (Warner Music 2013), el guitarrista Diego García ‘El Twanguero’ estará entre el 21 y el 27 de julio en el Café Central de Madrid, actuando durante siete noches consecutivas acompañado de la Twanguero Band, formada por los músicos Dani Casielles al contrabajo y José Bruno a la batería.

Sigue leyendo

Anuncios

Diego García ‘El Twanguero’: “La música no es elitista, es popular”

EL TWANGUERO escaladaAcude a la entrevista con su brillante Gibson ES 295 (el mismo modelo que solía utilizar Scotty Moore, guitarrista de Elvis) y su ampli Fender de los años 70. Es media tarde y él lleva hablando con periodistas desde las seis de la mañana, hora en la que comenzó el día en una emisora de radio. Diego García, ’El Twanguero’, está en plena promo de su disco Argentina Songbook, un trabajo que ve la luz el 19 de noviembre y que reúne parte del cancionero popular argentino llevado al terreno de este excepcional guitarrista, dueño y señor del sonido twang. A pesar de su jornada maratoniana, no da muestras aparentes de cansancio, quizás porque está acostumbrado a cargar de forma perenne con su guitarra y su amplificador. Con ambos viaja por todo el planeta, tocando solo, acompañando a artistas de la talla de Andrés Calamaro, Enrique Bunbury, Santiago Auserón o Diego ‘El Cigala’ o impartiendo clinic y master class. “El mundo de la música está muy jodido en todas partes y hay que reinventarse constantemente para seguir viviendo de esto sin tener que currar”, bromea un músico que, precisamente, sabe bien lo que significa trabajar duro.

Sigue leyendo

‘Bohemio’. Calamaro señala de nuevo a Andrés

Calamaro2Había acariciado la posibilidad de enfrentarme a él uno de estos días. Quería sentarme un rato enfrente suyo y probar suerte, intentar descifrar en sus palabras algunos de los misterios que se materializan en la habitación cada vez que suenan sus canciones. Le plantearía preguntas pretenciosas y  ridículas, como cuál es la fórmula para sintetizar en un único acorde toda la melancolía que vaga por el mundo. Jorge Matilla quizás quisiera hacerle mientras tanto unos retratos maravillosos que ahondarían en el misterio del astro, que probablemente no se quitaría sus gafas oscuras en toda la sesión. Esas lentes negras con las que Andrés se protege del deslumbramiento cuando ve a Calamaro reflejado en el espejo.

Sigue leyendo