Huercasa Country Festival y su alegato de amor por la música

Estaba a punto de terminar el concierto de Steve Earle en el Huercasa Country Festival cuando el contestatario rockero nacido hace 63 años en Virginia comenzó a arpegiar en su guitarra acústica los acordes iniciales de Chritsmas in Washington, que abre su disco El Corazón. Después se acercó al micrófono, dio las gracias al público y, sobre esas notas sonando en círculos, construyó un emotivo discurso que convirtió en una declaración de amor a la música tan humilde, tan rotunda, tan radicalmente honesta, que terminó de encoger el mismo corazón a los varios miles de personas que llevaban hora y media escuchándolo cantar en el campo de fútbol de Riaza, en Segovia, donde se celebra desde hace cinco años este precioso festival. «Lo que hago es cantar porque creo realmente que la música puede cambiar el mundo», dijo el viejo Steve, quien aseguró haber recorrido EEUU de arriba a abajo encontrando siempre a gente que se le acercaba para decirle que sus canciones le habían cambiado la vida porque le habían cambiado la mente. Y por eso él sigue y seguirá cantando, igual que antes lo hicieron Woody Guthrie y otros músicos reivindicativos que soñaban con algo mejor, «con cientos de voces entonando juntas una misma canción».

Sigue leyendo

Anuncios

Aprender a morir, Steve Earle y la canción del Corazón

Steve Earle.

Un amigo sostiene la teoría de que hasta los 40 años, más o menos la mitad lógica de la existencia, uno aprende a vivir y, pasada esa edad, hay que prepararse para morir. Su actitud no es triste ni ceniza, más bien es la de un optimista que tiene la certeza de que el tiempo es limitado y sabe aprovecharlo y disfrutar de lo que posee. “Así, cuando la muerte venga a buscarme seré yo quien le salga al encuentro, la estaré esperando y me iré tranquilo, con los deberes hechos”, dice mi amigo.

Sigue leyendo