Diego Vasallo. La felicidad en una caja de tristezas

diego-vasallo-sala-berlanga-05

Foto: Paco Posse (@fotopaco)

Terciopelo y espinas. Memorias huecas, corazones duros. Perlas falsas, días de luz, canciones que no hablan de amor. Escarcha posada en los años, tormentas de calma, licor de penas. Soles desprevenidos, aguas turbias al fondo de unos ojos, peces que saben morir. Esquinas perdidas de los mapas, caminos raros. Una vida entera amaneciendo, cien aviones despegando… En la noche del sábado, Diego Vasallo desplegó sobre el escenario de la sala Berlanga, en Madrid, su particular catálogo de imágenes crudas, bellísimas y reconfortantes. Verdaderas. Refugiado en la música y en su banda, pura elegancia, el autor donostiarra construyó un relato conmovedor, hecho de ruina y melancolía pero no de amargura. Todo lo contrario. Porque sus canciones son una muestra de que la felicidad también cabe en una caja de tristezas.

Sigue leyendo

Anuncios