Rock en estado de gracia

aperturaTras el concierto, los restaurantes seguían ofertando en sus carteles lechazo y Ribera del Duero. Eso ayudó a situarnos de nuevo en Valladolid, después de que Quique González y su banda convirtieran durante un par de horas la calurosísima sala polivalente del Laboratorio de las Artes de la capital castellana en un garito del middle east estadounidense impregnado de olor a madera. El desprendido por las guitarras, las mandolinas, los violines o el contrabajo erigidos en protagonistas de este arranque de gira de Delantera Mítica que se podría definir con una sola palabra: rock. Venga, una más: ilusión. “Estamos de vuelta, amigos”, anunció al público un exultante Quique González que se mostró anoche rockero e ilusionado como nunca.

Chema Doménech  Fotos: Helena Pérez

Un ticket adquirido en Navidad que a última hora cambia de dueño. Un bar repleto de amigos recién conocidos donde la cuenta de gin tonics sale a devolver. Ídolos del rock rendidos al viejo capo. Adolescentes en hoteles esperando la mayoría de edad. Una joven pre-mamá que no renuncia al bolo sentada en un taburete al fondo de la sala. Otra que hace un tiempo tomó una decisión muy importante en su vida después de convertirse para siempre en pequeño rock’n’roll…

Son historias que anoche pululaban en torno al concierto de Quique González en Valladolid. Pequeñas y poderosas historias anónimas, entrelazadas unas con otras por el sentimiento común de la emoción que suscita la música de un artista que no ha dejado de evolucionar y crecer desde que hace quince años comenzara su carrera también de forma Personal. Historias íntimas que, en muchos casos, marcan o salvan vidas.

primera

El de anoche fue el segundo concierto de esta gira de Delantera Mítica. Quique y los suyos venían de estrenarse en Santiago de Compostela la noche anterior, donde habían agotado el papel, al igual que ayer en Valladolid y en varias de las ciudades que tienen por delante, incluyendo Bilbao o Madrid, plazas en las que han programado nuevas fechas. La expectación es grande por un doble motivo: el disco que Quique González ha grabado en Nashville es de una calidad excepcional tanto a nivel de canciones como de sonido, y los músicos que ha elegido para defenderlo forman una banda completamente nueva. Sólo Edu Ortega había acompañado en el escenario al madrileño con anterioridad a esta gira, si bien ahora adquiere un mayor protagonismo en el papel de versátil multiinstrumentista a cargo de guitarras, violín y mandolina, además de los coros. “Estamos todos alucinados con él, es increíble la cantidad de música que Edu lleva en el cuerpo”, confesaría Quique a Esa canción me suena horas después del concierto, ya relajado tomando unas copas y rodeado de amigos.

El resto de la banda la forman Alejandro Boli Climent al bajo y Edu Olmedo a la batería (solvente sección rítmica de Señor Mostaza) y el guitarrista Pepo López, sobre el que recaen muchas miradas teniendo en cuenta el carácter eminentemente guitarrero de muchos pasajes de Delantera Mítica. Una responsabilidad que el catalán gestiona sobre el escenario con oficio y buen gusto como demostró anoche desde el tema que abrió el bolo, La Fábrica, hasta el broche final con Y los conserjes de noche, siendo protagonista en momentos de alta intensidad como el emocionante solo que se marcó en el clásico La ciudad del viento, que levantó al público de sus inexistentes asientos, y en algunos efectistas riffs a base de slide.

P1000273El planteamiento de concierto que Quique González ha diseñado en este arranque de gira combina minutos de rock desatado (puños cerrados, gestos desafiantes, guitarras encendidas, ¡se le llega a ver incluso con una SG!)  con la placidez de los medios tiempos acariciados por las guitarras acústicas, la mandolina o el violín. En los primeros conviven temas nuevos como ¿Dónde está el dinero?, Viejos capos o Tenía que decírtelo con otros de discos anteriores que no han perdido un ápice de pegada. Ahí están Suave es la noche, Hotel Los Ángeles o la versión más rockera de 39 grados, con un Quique desinhibido encendiendo la sala con versos de Bukowski.

Y para acariciar la madera de las acústicas (durante el bolo desfilará por el escenario medio catálogo de Gibson) sonarán canciones como la que da nombre al disco, Delantera Mítica –un título que a estas alturas pocos ya se atreverían a cuestionar-, No encuentro a Samuel, Dallas-Memphis o Las chicas son magníficas, si hablamos de las novedades; o Salitre, Cuando estés en vena, Hasta que todo te encaje o Su día libre si nos referimos a temas que ya hace tiempo entraron en los sueños de alguien. Manteniendo el carácter excepcional que la adaptación de Is your love in vain? de Dylan tiene en el disco, Quique la defiende en directo en total soledad, en una versión desnuda de belleza incuestionable.

otra másAyer quedó demostrado que no le falta razón al madrileño cuando afirma que ha conseguido alinear una gran banda. A pesar de que el de anoche era sólo el segundo concierto y que los días de ensayo han sido muy pocos (la semana pasada hicieron el único pase general antes de presentarse ante el público) el grupo sonó compacto y seguro, sin titubeos. En sus manos, algunas canciones de etapas anteriores de Quique adquieren otra dimensión pisando nuevos terrenos (Pájaros mojados, Caminando en círculos…) y otras mantienen los arreglos con los que Carlos Raya las convirtió en eternas (Salitre, La ciudad del viento…).

Porque, en contra de algunas opiniones, el de Delantera Mítica no es un nuevo Quique González, sino la suma de todos los que ha sido hasta ahora. Se le ve crecido, satisfecho. Probablemente está en uno de los momentos cumbre de su carrera, en estado de gracia. Ha conseguido hacer lo que quiere y de la forma que desea. Disfruta de sus conciertos porque sabe que, mientras él se la juega arriba, no hay nadie tomándose una copa por ahí y llenándose el bolsillo. Tuvo que pelear a la contra en los tiempos duros y ahora son muchos los músicos que se pelearían por tocar con él y participar en una gira como la de Delantera Mítica.

La sensación es que este fin de semana, uno de los artistas más completos del rock español inicia un nuevo capítulo en su trayectoria, la misma que ha resultado determinante en cantidad de pequeñas historias de personas como las que anoche salían sonrientes del Laboratorio de las Artes, emocionadas de nuevo tras reencontrarse con Quique. Una vez más y sin proponérselo, sus planes son capaces de cambiar los de los demás.

“Estamos de vuelta, amigos”, dijo ayer un Quique González rockero e ilusionado como nunca. Y el panorama musical lo agradece como siempre.

final

Setlist del concierto de Valladolid, 23 de marzo de 2013:

1. La fábrica

2. Parece mentira

3. ¿Dónde está el dinero?

4. Viejos capos

5. Restos de stock

6. Caminando en círculos

7. Cuando estés en vena

8. Delantera mítica

9. Torres de Manhattan

10. No encuentro a Samuel.

11. Palomas en la Quinta

12. Pájaros mojados

13. Hasta que todo te encaje

14. La ciudad del viento

15. 39 grados

16. ¿Es tu amor en vano?

17. Las chicas son magníficas

18. Kamikaces enamorados

19. Suave es la noche

20. Miss camiseta mojada

21. Hotel Los Angeles

—————————

22. Tenía que decírtelo

23. Salitre

24. Dallas-Memphis

—————————-

25. Su día libre

26. Vidas cruzadas

—————————–

27. Y los conserjes de noche

Si quieres unirte a la página de este blog en Facebook, pincha aquí. Si también lo quieres seguir en Twitter, aquí.

Anuncios

6 pensamientos en “Rock en estado de gracia

  1. Fue un concierto inolvidable. Toda la fe que llevábamos se vio recompensada con creces. Compartirlo contigo (y con nuestros amigos comunes) fue un absoluto privilegio. Muchas gracias, Chema.

  2. Coincido con Fernando, fue un concierto especial, por muchos motivos, entre otros compartirlo con buena gente como ellos. Es un privilegio seguir siendo un pequeño
    Rock & Roll

  3. Para mí fue un concierto muy especial desde el principio de la tarde, y disfrutar de ese cierre maravilloso de “Y los conserjes de noche”. Ya iré subiendo más videos :).

  4. Aquí os dejo ese cierre, desde primera fila como el “Dallas-Memphis” que está en el blog de Chema.

  5. Pingback: La fidelidad de Quique González | la gramola de un bar

  6. Pingback: QUIQUE GONZÁLEZ ‹ Chusmi 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s