Los Hermanos Cubero: Si es tristeza, hay esperanza

«Las tumbas se inventaron para que la memoria de los vivos se refugiara en ellas». Lo escribe Manuel Vilas en Ordesa, ese libro repleto de verbos en pasado, en el que el autor hurga en heridas que no curarán nunca para que de ellas broten la ira, la pena, la desesperación o el amor. Emociones que nacen del desgarro por la muerte de los padres convertidas en un ejercicio de exhibicionismo de un dolor tan íntimo que necesita ser colocado a la vista de todos. Quizás sea verdad que las tumbas se inventaron para ser refugio de la memoria de quienes aún siguen vivos y se enfrentan a la tarea imposible de tratar de comprender lo incomprensible. Y puede que los libros fueran inventados por el mismo motivo, igual que las canciones. Por eso existe Ordesa, y por eso existe Quique dibuja la tristeza, el disco demoledor de Los Hermanos Cubero.

Sigue leyendo

Anuncios