Pidiendo imposibles

lapidoSe despertó con el aguijón de la resaca picoteando en su cerebro y la herida de una torpe nota manuscrita con dos frases todavía sangrándole en el pecho. “Eres un tipo maravilloso pero me he confundido. Espero que seas feliz”. Se incorporó y puso los pies en el suelo temerosamente, como tanteando el terreno, sabiéndose al borde del abismo. La sensación no era nueva, ya estuvo borracho y derrotado muchas veces antes, pero ahora también estaba cansado. Tanto que al tratar de levantarse le faltaron las fuerzas, como durante toda su vida le había faltado el coraje. Se volvió a tumbar y cerró los ojos, y entonces vio con nitidez el desastre que se avecinaba.

Chema Doménech

Sobre la alfombra se había derramado lo que quedaba en la botella de Jack Daniel’s, salpicando la portada de la novela que ella le regaló un par de semanas antes, también tirada por el suelo. “Tu carácter es tu destino”, le había escrito en la primera página de Yo fui Johnny Thunders, en una dedicatoria que él de primeras no supo cómo interpretar. Ahora la afirmación cobraba el más amargo significado en su cabeza, y se sintió parte de la historia que narraba el libro, en la que cada personaje iba encadenando derrotas como otros coleccionan delirios. “Si el amor es una mentira, el odio es la verdad”, recordó, y la maldijo entre dientes una vez más, antes de rendirse a la autocompasión. “Yo no me merezco esto”, susurró como para convencerse a sí mismo, aunque sin éxito. Al igual que ella, él también sabía ya que el carácter es el destino de cada uno, y el suyo lo había conducido directo al fracaso.

Repasó el camino. Era consciente de haberse doblegado a las normas desde niño, cuando le hicieron creer en un mundo de buenos y malos, en el que el trabajo y la honradez dan frutos y quien la hace la paga. Se casó sin amor y tuvo un hijo que no deseó, pero al que enseguida quiso más que a su vida. Bajo la dictadura del hastío, llevó una existencia intachable a los ojos de personas que no significaban nada porque no eran nadie. En una guerra sorda permanente, se habituó a perder pequeñas batallas, hasta que ella se cruzó en su camino, falsamente recto. Entonces creyó encontrarse a sí mismo pero sólo se había enamorado como un idiota. Pasó meses barajando dudas, repartiendo culpas, y al fin, por primera vez en su existencia, reunió el valor para jugársela. Como el peón que quiso ser Rey rompió el tablero, destrozó su vida hipócrita, quemó los puentes y dañó a quien más quería. Y, en el fondo, intuía que no iría bien.

Ahora estaba en esa habitación, con la certeza escrita en un papel y una botella vacía en la alfombra, símbolo de su ruina. Afuera, el mundo continuaba podrido. Se acordó de su mejor amigo y descolgó el teléfono. “Ya no tengo fuerzas”, le confió. “Entonces déjate caer de una puta vez”, escuchó al otro lado.

Pero al borde del abismo, él sólo pudo seguir pidiendo imposibles.

 Si quieres unirte a la página de ESA CANCIÓN ME SUENA en Facebook, pincha aquí. Si también nos quieres seguir en Twitter, aquí.

Anuncios

4 pensamientos en “Pidiendo imposibles

  1. …de esa maldita habitación no se sale solo….solo tu “mejor amigo” “tu hermano” te puede salvar de tu destino. Frankie Rock&Roll lo sabía y aún así renunció al suyo porque no sabía tocar. No es un imposible, el mío siempre estará ahí y ademas sabe tocar y sabe ponerle letra a mis canciones. Gracias! y gracias también a las chicas que en el backstage hacen los coros!

  2. Impresionante relato y por supuesto la canción de Lapido. Ya me gustó en su momento la entrada que le dedicaste al libro de “Yo fui Johnny Thunders”, pero después de esto definitivamente tengo que darle una oportunidad.

    Un abrazo!

  3. A veces tienes que perder las fuerzas para darte cuenta de que estaban ahí. Y el hacerte egoísta a corto plazo es bueno, que sólo tienes una vida y no puedes hacer feliz a nadie si tú no lo eres. A comerse el mundo, Facundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s