Cumplimos un año. Gracias por todo

Hace unos días se cumplió un año desde la publicación del primer post en este blog. Era una especie de declaración de intenciones, un texto personal y algo filosófico, quizás por no tener aún claros los derroteros por los que transitaría Esa canción me suena. En él aseguraba que escuchar una u otra música podía condicionar la vida de alguien hasta transformarla por completo. Un año después de semejante afirmación he aprendido que escribir sobre música también puede cambiarte la existencia y que compartir -en este caso la pasión por determinados artistas o canciones- se traduce en recibir mucho a cambio. Es un buen momento para desvelar algunas anécdotas sobre este blog y dar las gracias a todos los que a través de él han hecho que ocurran cosas buenas. Hemos cumplido un año juntos y hay que celebrarlo.

“Sin música la vida sería un error”. La frase es del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, pero creo que la suscribirían millones de personas. Más en estos tiempos inquietantes y convulsos, brumosos, en los que el color gris se ha instalado en el horizonte y sólo dan bola a la esperanza fugaces brochazos de color, intensos pero breves. Para mí, como para muchos, esos relámpagos de ilusión casi siempre van acompañados de una melodía. Quizás en eso se base la música, en tratar de enmendar el trágico error que con frecuencia es la vida. Siempre tengo en mente las palabras que un desconocido le dijo hace muchos años a Clarence Clemons a propósito de su interpretación en Jungleland: “Tu solo de saxo me salvó la vida”.

Wilco en el Circo Price.

Como Nietzsche, también pienso que todo este tinglado sin música sería un gran error, y puede que esa idea fuera la que me impulsara hace un año a subir la persiana del blog, sin saber muy bién qué pretendía ni con qué contenidos lo dotaría de significado. No se trataba de hacer crítica musical, porque yo no soy un crítico ni tengo conocimientos suficientes para ello. Y tampoco periodismo, aunque ese sí es mi oficio y aquí pulso muchos de sus resortes, con la ventaja que me da conocerlos. Pero en esta profesión una máxima es mantener la objetividad y tomar distancia, justo lo contrario de lo que suelo hacer por aquí. Para eso están los medios de comunicación, y esto es un blog personal en el que me permito licencias que jamás tendrían cabida en otro medio. Por ejemplo, escribir en primera persona o desvelar parte de mis emociones.

Txetxu en “Compás de espera”.

La música es sentimiento y nada hay más subjetivo. De hecho, pocas crónicas, entrevistas o críticas musicales publicadas o emitidas en los medios logran esa neutralidad que se presupone al periodismo y no están contaminadas por el bagage sentimental del autor. Las emociones son más poderosas que las normas de estilo. Al hilo de esto, desvelo un secreto: en este blog sólo escribo en positivo. Si un artista, músico o canción sale en Esa canción me suena es porque me gusta. No me resulta agradable escribir sobre decepciones, así que me limito a mascarlas en soledad y obviarlas en público. Con esto se explica que ninguna de las entradas publicadas ahorre en elogios, de no ser así no estarían en este blog, aunque quizás algún día la decepción sea tan grande o el agravio musical tan notorio que precise compartirlos. Ya veremos.

Con tan pocas y confusas ideas comencé a escribir, y me sorprendió el hecho de que cada entrada fluía por sí sola, encontraba su momento. Me di cuenta de que la música me rodeaba, incluso cuando no la escuchaba. Que muchas facetas de mi vida estaban, de una u otra forma, relacionadas con la música. Y comenzaron a pasar cosas.

Willie Nile.

La más importante de ellas, el factor humano. Personas con las que mantengo relación y cuya amistad surgió a través de este blog. No quiero nombrarlas pero ellas saben quiénes son. Amigos y amigas que me han enriquecido vital y musicalmente, buena gente que se molesta en escribirme un comentario o un mail para decirme lo mucho que le ha gustado tal o cual texto, para recomendarme su grupo preferido o para invitarme a unas cañas o un cigarrillo a la salida de un concierto. A mí, que ya no fumo. Pero no hay bolo al que vaya en el que no acabe echándome un pitillo y unas risas en la puerta con personas a las que hasta hace poco no conocía. Eso es, sencillamente, maravilloso. Recuerdo una carta que llegó a emocionarme de un lector agradeciéndome un post dedicado a Antonio Vega. Salvando las distancias, sentí algo parecido a lo que debió sentir Big Man cuando aquel tipo se le acercó para decirle que su solo de saxo le salvó del abismo. No hay mayor satisfacción que esa para quien expone sus emociones a la contemplación pública ni mayor recompensa para el sacrificio que a veces supone escribir.

Rebeca Jiménez.

Luego están los músicos. Personas normalmente humildes, que se muestran sinceramente agradecidas cuando les dices que tal o cual de sus canciones te ha volado la cabeza. Y en esto no se diferencian los que llevan 30 años tocando de los que acaban de empezar. Este blog me ha procurado muchísimas satisfacciones en este sentido. Os revelo una que me hace especial ilusión. Para mi memoria queda el momento en que escuché por primera vez las canciones del tercer disco de Los Madison, Compás de espera. Faltaban un par de meses para su puesta a la venta, pero Txetxu Altube fue tan generoso como para plantarse un día en mi casa con una copia de la grabación. Lo pinchamos en el equipo y lo escuchamos completo del tirón, en el sofá del salón. Fue una experiencia desconocida hasta entonces sentir que una canción te dispara a bocajarro en la primera escucha mientras tienes a su autor sentado al lado. Que después Txetxu grabara un tema en acústico para el blog, en el que se dio la primicia del disco; que se incluyera mi nombre en los agradecimientos de ese álbum o que utlizaran mis textos para la promo es algo que jamás voy a olvidar. Son muy grandes Los Madison, en muchos sentidos.

Al igual que lo son músicos como César Pop, Dani Merino, José Ignacio Lapido, Rebeca Jiménez, Jorge Marazu, Manu y los Stereotipos… Gente admirable que se dedica con coraje y pasión a evitar que esta vida no sea otra cosa que un lamentable error.

Los Secretos en el Teatro Real. Foto: Marta Pich.

Gracias a este blog fui invitado a uno de los mejores conciertos que se han celebrado en España en el último año, el que protagonizó Wilco en el Circo Price el 1 de noviembre pasado. Con mi gran amigo David vimos a Jeff Tweedy y compañía hacer magia a un par de metros de nosotros. Gracias a este blog viví muy de cerca y de forma activa la preparación del concierto que Los Secretos dieron en diciembre en el Teatro Real de Madrid. A ellos también les estoy agradecido. Gracias a este blog nos echamos unas risas con Willie Nile en el bolazo que dio hace unos meses en El Sol. Gracias a este blog me acerqué a la música de Paul Zinnard, de Brandi Carlile o de los Reckless Kelly, a quienes nunca había escuchado. Gracias a este blog conozco a gente como Olga, Nacho, Paulista, Tito, Carlos, Alfonso, Ricardo, Ana, Javi, Fernando y Raquel, Isabel y Mamen… Vaya, dije que no quería nombrar a nadie…

Con Alberto afinando la Gretsch.

Creo que incluso ha sido el blog el causante de que haya vuelto a acercarme a la guitarra con más tiempo y ganas, e incluso de que por fin me haya hecho con la acústica americana con la que soñé desde hace mucho, una preciosa Gibson Hummingbird Artist. Por no hablar de la impresionante Gretsch que me regalaron mis amigos en el fiestón sorpresa de cumpleaños que me organizó Araceli y que jamás le podré agradecer lo suficiente por reunir a gran parte de las personas que más quiero.

Todo ha sido música. Además, no he dejado de acudir a conciertos en los últimos meses e incluso salimos en El País, por obra de Fernando Navarro, otro gran profesional y persona de quien, por cierto, recomiendo su blog, La Ruta Norteamericana.

Mi nueva Gibson.

Realmente, Esa canción me suena ha cambiado mi vida este año. Para mejor. Y tengo razones para pensar que seguirá haciéndolo durante el próximo, en el que nos esperan algunas sorpresas… Por todo ello, GRACIAS. Esto no tendría sentido si no estuviérais al otro lado. Parafraseando a Nietzsche, sin vosotros este blog sería un error.

Me despido desvelando un último detalle que quizás algunos ignoren: El nombre del blog está directamente robado de una preciosa canción de Quique González, Cuando estés en vena. No podía dejar de nombrar a Quique en este post especial de aniversario. Sería capaz de dedicar un blog entero a quien es para mí el referente, el número uno sin discusión y, de hecho, algún día os contaré más detalles acerca de esta devoción. Pero lo de hoy es un humilde homenaje a esa canción y a todos quienes hacéis posible que este sea un bonito lugar para compartir la música. Sin que sirva de precedente, he subido una versión, bastante improvisada y muy alejada de la realidad ciertamente, del tema que inspiró el título de Esa canción me suena. No creáis, más vergüenza me da a mí.

 

Ahora ya sabéis por qué me dediqué a escribir. Si queréis escuchar la versión original de la canción, pinchad aquí. De nuevo, gracias por todo lo que ha ocurrido este año. Espero que nos sigamos viendo.

Si quieres unirte a la página de este blog en Facebook, pincha aquí. Si también lo quieres seguir en Twitter, aquí.

Anuncios

5 pensamientos en “Cumplimos un año. Gracias por todo

  1. En alguna ocasión ya te lo he dicho , pero te lo digo por aquí también.
    Sin tu pasión por la música y sin tu forma de transmitírnosla a tu hija y a mi , nuestra vida no sería lo que es. Gracias muchacho!

  2. Muchas felicidades, Chema. Por muchas cosas: por el primer año de tu blog, por tu nueva Gibson (absolutamente preciosa), por lo bien que te ha salido el tema de Quique y… por tener la sensibilidad para escribir un post como este, colofón y resumen de los anteriores y compartirlo con todos los que te conocemos y seguimos.
    A nosotros nos toca, por tanto, darte las gracias por todo ello.
    La música, como bien dices, es ante todo la expresión de un sentimiento. La música en directo magnifica ese sentimiento al hacer posible que sea sentido al mismo tiempo por los que la crean y por los que la escuchan. Disfrutándola todos. Viviéndola juntos. El concierto se transmuta así en ceremonia y la sala en a que se celebra en templo. Y los fieles crecemos en sabiduría y, en consecuencia, en amistad, al ser conscientes de la grandeza de lo que nos une. Sabemos así que no es pecado el alegrarse por estar vivo (como canta Bruce en Badlands y como demostró en Donosti hace unos días en medio de la tormenta, donde, por cierto, os echamos mucho de menos a ti y a Mario, aunque estabais muy presentes en nuestros corazones).
    Compartimos conciertos, canciones, emociones. Compartimos lo fundamental: la pasión por un arte que siempre permanecerá y la admiración por los artistas que lo hacen posible.
    Y al leer sobre ello en tu blog, lo revivimos y sentimos de nuevo la ilusión de volver a encontrarnos pronto para vivir juntos la magia de la música. Gracias de nuevo, Chema.
    Gracias de y con el corazón.
    Muy pronto volveremos a tomarnos una caña y fumarnos un pitillo a la salida del próximo concierto. Será otra noche mágica. En la que encontraremos, como siempre, razones para creer y motivos para vivir. Para creer en la música y para vivir por ella.
    Hasta entonces, recibe un abrazo muy fuerte de tus amigos Fernando y Raquel.

    • Buff! Muchísimas gracias a ambos por esas palabras! No puedo estar más de acuerdo con lo que decís sobre la música. Claro que nos seguiremos viendo. Un fuerte abrazo!

  3. Chema, soy yo la que te tengo que dar las gracias por este blog, por hablar de mis músicos favoritos, por descubrirme otros que no conozco, por estar siempre ahí. Muchas felicidades por este primer cumpleaños y que sean muchos más. Yo seguiré leyéndote y aprendiendo tantas cosas de tí. Muchos besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s